Me enseñaste a vivir contigo pero ¿Cómo vivo ahora si no estás aquí?

Tu ausencia me hace mucho daño, me acostumbré mucho a tu presencia, cada momento que vivimos juntos estuvo lleno de los mejores momentos que he vivido. Me enseñaste a vivir contigo pero ¿Cómo vivo ahora si no estas aquí?

Me gusta mirar al cielo, pensar en ti, bajar la mirada y sonreír, cerrar los ojos e imaginar que estás aquí.

comparte si te a gustado